La Diócesis

Creada el lunes 16 de enero del 1978 por el Papa Pablo VI mediante la bula “Aptiora in Deis”, fue desmembrada de la Diócesis de La Vega, en ese entonces pastoreada por Su Excelencia Reverendísima Mons. Juan Antonio Flores Santana.

Su jurisdicción abarca los territorios comprendidos por las provincias Duarte, María Trinidad Sánchez y Samaná. Su población era aproximadamente de 450 mil habitantes para dieciseis parroquias: Catedral Santa Ana, Santa Rosa de Lima, San Martín de Porres, San José, Nuestra Señora del Carmen, San Isidro Labrador, todas en el municipio de San Francisco de Macorís, y San Juan Bautista en el municipio de Pimentel.

Así como san Isidro Labrador en el municipio de Castillo, San Antonio en el municipio Villa Riva, Nuestra Señora de la Altagracia, Santa María Reina y Santísima Trinidad en el municipio de Nagua, La Santa Cruz en el municipio de Cabrera, San Juan Bautista en el municipio de Río San Juan, Nuestra Señora del Rosario en el municipio de Sánchez, y Santa Bárbara en el municipio de Samaná.

En la misma fecha al Santo Padre nombró como primer obispo y pastor al hoy Eminentísimo Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez. A él le tocó diseñar, con su equipo de trabajo, las prioridades pastorales de la diócesis: pastoral campesina, pastoral juvenil, obra diocesana de las vocaciones sacerdotales, pastoral de comunicaciones, ministerios y movimientos apostólicos, evangelización y catequesis.

Al momento de su creación la diócesis tenía un total de 25 sacerdotes al servicio del pueblo de Dios, de los cuales tres eran diocesanos nativos (Mons. Wilfredo Mercedes, Manuel Vicente de Castro y Bienvenido Hernández), cinco diocesanos extranjeros, diecisiete religiosos MSC y paúles; cuarenta seminaristas; cicuenta y tres religiosas; cuarenta y seis animadores de asamblea y docientos setenta y cinco en proceso de formación; setecientos catequistas y otros muchos colaboradores.

Además de su primer obispo, tuvo como pastor, en el período que va del 16 de noviembre de 1981 al 5 de mayo de 1984, al administrador apostólico interino S. Excelencia R. Mons. Juan Antonio Flores Santana, el entonces obispo de la diócesis de La Vega. Desde el 5 de mayo de 1984 hasta el año 2012 contó con el fructuoso pastoreo del actual obispo emérito S. Exc. Rev. Monseñor Jesús María de Jesús Moya.

En la actualidad, al cabo de casi cuarenta años de su fundación es mucho su crecimiento y desarrollo, los cuales se manifiestan en los siguientes datos: cuarenta y ocho parroquias, con más de seiscientos diez comunidades y capillas, para una población de 772  mil habitantes; sesenta y uno sacerdotes, de los cuales cuarenta y ocho son diocesanos y trece religiosos; noventa y cuatro diaconos permanentes; cincuenta y seis seminaristas; sesenta y tres religiosas; setecientos cuartro animadores de asamblea; siete mil quinientos diez catequistas y otros muchos colaboradores.

Además ha habido un crecimiento notable en las diversas áreas de pastoral. Crecimiento también en las diversas organizaciones y movimientos apostólicos como son los cursillos de cristiandad, renovación cristiana en el Espíritu Santo, legión de maría, apostolados de la oración, hermandad de Emaús, el movimiento Escoge, entre otros.

Compartir Articulo

Mensajes del Papa

LEMA DEL MES DE SEPTIEMBRE

Se mantenían constantes en la enseñanza de los apóstoles”.
(Hch 2,42)

VALOR DEL MES DE SEPTIEMBRE

Convocados por la palabra".
 

Eventos

loader